Original article by EFE staff,

Las autoridades kurdosirias han asegurado que Alemania les ha prometido que realizará más misiones con el fin de repatriar a los alrededor de 100 menores de sus nacionales, hijos de miembros alemanes del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que se encuentran hacinados en campos en el noreste de Siria después de que cuatro huérfanos dejaran hoy el territorio.

La delegación alemana que ha acudido a la localidad siria de Semalka, fronteriza con el Kurdistán iraquí, “prometió que harán otras misiones durante más visitas para recuperar a los niños que tienen la nacionalidad alemana”, dijo en una rueda de prensa el representante y viceministro en la Oficna de Relaciones Internacionales de las autoridades kurodisirias, Fenr Gayatal.

Alemania es el último país que ha decidido repatriar a sus menores nacionales, siguiendo los pasos de otros europeos, como Francia y Suecia.

Estos niños no superan los 10 años de edad y tres de ellos son huérfanos, mientras que uno, un bebé de seis meses y enfermo, tiene a su madre con vida detenida por estar afiliada al EI.

Gayatal aseveró que hasta el momento hay 8.000 niños, de más de 50 nacionalidades sin incluir la siria y la iraquí, al cargo de las autoridades kurdosirias en los distintos campos de desplazados que fueron habilitados para recibir a las mujeres y niños que se rendían o eran detenidos en los últimos reductos del grupo extremista cuando se libraba la ofensiva a finales del año pasado y que terminó este 23 de marzo.

Además, explicó que los niños repatriados por sus países representan ahora mismo entre el 2 % y 5 % del total de menores.

Los kurdos buscan que los países repatrien a sus nacionales a sus países de origen ya que suponen una carga con la que no pueden lidiar mucho más tiempo.

La prioridad para ellos son los niños, y, como adujo Gayatal, los adultos deberían ser juzgados en el noreste de Siria, aunque se dificulta este proceso debido a que ese territorio, que escapa al control de Damasco, no está reconocido internacionalmente.

Los cuatro niños repatriados hoy se encontraban en el campamento de Al Hol, en la provincia de Al Hasaka, un lugar en el que unas 70.000 personas, la gran mayoría mujeres y niños, están hacinados desde hace meses a la espera de una respuesta de las autoridades de sus países.

Algunos de ellos han sido despojados de sus nacionalidades, dejándolos en un limbo legal en una zona en la que Estados Unidos ha alertado de que el EI estaría “trabajando” para seguir reclutando en sus filas.

Pese a que el 23 de marzo se declaró el fin territorial del EI en Siria, todavía se mantienen células durmientes en esa región y en las últimas semanas han aumentando sus ataques, por lo que se teme un resurgir de la organización extremista, que proclamó su “califato” en Siria e Irak en junio de 2014. EFE